Recientemente, México sufrió una serie de terremotos de 5,7, 6,1 y 7,1 grados de magnitud, que se han cobrado centenares de víctimas mortales.

Patricio Orozco, ciudadano mexicano que reside actualmente en el Reino Unido y ocupa el cargo de director de ventas de i2O, se encontraba en el país con el director de ventas local de i2O, Enrique Torres, cuando se produjeron los seísmos. Patricio solicitó unos días libres para ayudar a sus compatriotas, y la empresa se los concedió sin dudarlo.

Aunque México no se encuentra directamente sobre una falla, es una zona de actividad volcánica y sísmica, con más de 90 temblores al año de más de 4 grados en la escala de Richter. Estos temblores se originan debido al movimiento de la placa tectónica de Norteamérica contra las placas del Pacífico y de Cocos.

Los voluntarios mexicanos dedicados a rescatar a la población se conocen con el nombre de los Topos. El grupo se formó tras el terremoto de 1985 en Ciudad de México, en el que murieron más de 5000 personas y se produjeron daños materiales en edificios por valor de entre 3 mil y 4 mil millones de dólares. Los Topos han colaborado en tareas de rescate en todo el mundo, pero ahora se encuentran en su país para ayudar a su gente.

Patricio acompañado por dos Topos durante un vuelo nacional.

 

Patricio colaborando con otros voluntarios para encontrar a posibles víctimas atrapadas entre las ruinas.

 

Entre los productos básicos prioritarios se encuentra, evidentemente, el agua.

 

También se necesitan medicinas y material médico.

 

Patricio en un centro provisional en el que se recoge material médico para su distribución.

 

Los voluntarios oran por un buen resultado

 

Los perros rastreadores se toman un merecido descanso tras cuatro días de trabajo incansable.

 

En i2O nos complace poner nuestro grano de arena para ayudar a los mexicanos a recuperarse de este desastre natural.