El informe de IDC FutureScape que contiene sus predicciones mundiales sobre el Internet de las cosas para 2017 señala:

«Predicción 2: A pesar de haberse anunciado a bombo y platillo las ventajas de las redes de área amplia de bajo consumo, como LoRa y Sigfox, el hecho de que se puedan operar sin licencia y la falta de un estándar de calidad de servicio provocarán que las empresas las utilicen en aplicaciones poco relevantes, con una implementación prevista del 3 % en 2018».

Esto está en la línea de las predicciones de Nick Hunn en el artículo de i2O sobre los protocolos de comunicaciones para loggers.

Cuando surge una gran novedad, normalmente es la variante de una innovación anterior, más que una revolución.

Si una compañía elige las redes LPWAN como protocolo de comunicación para los loggers, deberá invertir más en la instalación y el mantenimiento de esta tecnología, sin tener la certeza de que se seguirá utilizando a largo plazo.

Por el contrario, las tecnologías de comunicación por telefonía móvil están muy extendidas y es probable que perduren.

El logger de última generación de i2O ofrece conectividad 2G y 3G.  En el futuro también ofrecerá conectividad 4G y la posibilidad de incluir 4G NBIoT.