El estado de Selangor en Malasia sufrió una severa escasez de agua en 2014 y se vio obligado a implementar programas de racionamiento del agua en cientos de distritos hidrográficos. oNet se usó para garantizar que el suministro se pudiera cortar y restaurar de manera confiable en momentos establecidos y en días específicos.

En un momento difícil, la empresa de servicio de agua fue capaz de lograr un compromiso con los clientes y de mantenerlo sin tener que despachar grandes cantidades de empleados a los distintos puntos de la ciudad en medio de los conocidos embotellamientos de Kuala Lumpur.

Resultado: minimización de la cantidad de quejas de los clientes